El trabajo de la Policía de Yakima por revisar los autobuses que ingresan a la ciudad está dejando frutos.

Operativos de inspección con ayuda de una unidad canina llevaron al decomiso de casi 13 libras de cocaína y 4.5 libras de heroína, según informó Rod Light, capitán del Departamento de Policía de Yakima.

Las drogas fueron localizadas en maletas abandonadas en los autobuses que provenían de la frontera entre California-México. La compañía de autobuses, Fronteras del Norte, permite a los oficiales de policía revisar sus autobuses, dijo Light indicando que la empresa trabaja de manera proactiva con la policía “para prevenir y por supuesto, disuadir éste tipo de actividad”.

Los transportistas de drogas aparentemente abandonan el cargamento cuando ven a oficiales en las áreas donde los pasajeros se bajan, explicó Light.

La cocaína encontrada en el operativo tiene un valor comercial de casi 151,000 dólares, apuntó el oficial. La heroína decomisada en forma de polvo –la cual no es común en esta área–, ha hecho que el valor sea difícil de calcular.

Las agencias del orden público también han decomisado drogas en los autobuses de la empresa Fronteras, comentó Light. Una inspección en Toppenish por un grupo especializado de drogas del Valle Bajo decomisó 22 libras de cocaína. Otras 20 libras de metanfetamina fue decomisada, en dos oportunidades.

Aunque Light detalló que no hubo arrestos durante el operativo, señaló que valió la pena remover grandes cantidades de drogas ilegales del Distrito.