La inesperada renuncia de Benedicto XVI como Sumo Pontífice de la iglesia Católica ha sorprendido al mundo entero, porque es el primero en dimitir a ese cargo –generalmente vitalicio- en casi 600 años de historia.

En un discurso pronunciado enteramente en latín, el 11 de febrero, el Papa dijo que tras haber examinado su conciencia ante Dios, llegó a la certeza de que sus fuerzas -debido a su avanzada edad-, ya no le permitían ejercer correctamente su función de Santo Padre y dejará el cargo, el próximo 28 de febrero.

Joseph Ratzinger de 85 años, escogió el nombre de Benedicto XVI, al ser nombrado Vicario de Cristo el 19 de abril de 2005, luego del fallecimiento del papa Juan Pablo II, quien ostentó ese cargo desde octubre de 1978. Ratzinger fue el cardenal más longevo elegido como Papa en la historia.

Monseñor Joseph J. Tyson, obispo de la Diócesis de Yakima, dijo estar muy agradecido por el trabajo realizado por el Prelado durante estos últimos años.

“Tengo una conexión especial con el Santo Padre, pues fui uno de los primeros obispos nombrados por él, luego de su elección en 2005 y por supuesto, por mi designación como Obispo de Yakima, hace casi dos años”, dijo Tyson en una nota de prensa enviada a los medios.

Tyson señaló que en las próximas semanas, la iglesia dará a conocer los nombres de los cardenales candidatos a Sumo Pontífice. Pero subrayó que la elección papal, es ante todo “obra del Espíritu Santo que guía a la Iglesia a través de la oración y el ministerio de los 1,2 billones de católicos de todas las culturas, edades y condiciones sociales”.

No obstante, la noticia también abre las posibilidades de que el sucesor del Papa pueda ser latinoamericano, esto teniendo en cuenta que uno de cada dos católicos proviene de América Latina. Lo que deja abierta la teoría de que el Pontífice debería provenir de uno de los continentes con más feligreses de esa religión.

Sin embargo, 62 de los 118 cardenales que elegirán en votación al nuevo Papa son europeos -28 de nacionalidad italiana-. Sólo 19 cardenales provienen de América del Sur, 14 de América del Norte, 11 de África y 11 de Asia, y sólo uno de Oceanía.

De acuerdo a un informe de la agencia de noticias AFP, algunos nombres de cardenales latinoamericanos ya empiezan a sonar entre los favoritos para ocupar el sillón Papal, entre ellos, los brasileños Joao Braz de Aviz y Odilo Pedro Scherer, y el argentino Leonardo Sandri.

Según las leyes canónicas, la elección del nuevo Papa, deberá realizarse en marzo. Habrá que esperar hasta ese entonces. Pero esperamos que la iglesia de un paso histórico y ceda el paso a nuevas generaciones y razas.