Autoridades de salud en Washington han descubierto un aumento alarmante de nacimientos fatales de bebes con defectos en la médula espinal en el Condado de Yakima, incitando al distrito de salud local de educar a las mujeres embarazadas a ser aun más cuidadosas en su salud.

La anencefalia es un defecto donde el tubo de protección neural que rodea la médula espinal del cuerpo no cierra correctamente la parte superior de la columna vertebral. Basado en las estadísticas nacionales, el Departamento de Salud esperaba que el Condado de Yakima sólo tuviera un caso de éste defecto en los 4,000 y más nacimientos. Pero en 2012, se encontró ocho casos.

El defecto es “uniformemente fatal”, dijo el Dr. Chris Spitters, oficial de salud pública para el Distrito de Salud de Yakima.

El tubo neural debería de cerrar alrededor de la médula espinal durante la cuarta y sexta semana del embarazo de la mujer, explicó Spitters. En la mayoría de los casos de anencefalia –cerca del 75 por ciento- el feto nace muerto. Si sobrevive, el bebé fallece durante unas cuantas horas o días.

Las estadísticas sobre este problema recaen en lo exigido para “notificación obligatoria” en los centros de salud, así que los hospitales deben de notificar todos los casos de anencefalia al estado. Sin embargo, Donn Moyer, portavoz del Departamento de Salud, dijo que no hay ningún análisis especifico conducido sobre este tema, así que el departamento no puede saber cuántos casos fueron reportados a nivel estatal el año pasado, o cuantos existieron en el Condado de Yakima, en años anteriores.

“No tenemos números sólidos o datos sobre la tasa a nivel estatal, por falta de recursos”, comentó Moyer. “Pero está allí, por si acaso alguien quisiera investigar sobre el tema”, agregó.

Doctores en el Condado de Yakima notaron un índice aparentemente más alto el año pasado y contactaron al Departamento de Salud estatal con su inquietud. Autoridades médicas empezaron a investigar y encontraron ocho casos en total.

El estado recién empezó a investigar si existen más casos y determinar la posible causa, indicando que sería muy rápido dar una sola razón por el aumento en la tasa de defectos, dijeron Spitters y Moyer. Los investigadores están revisando los datos de años pasados y ver si hubieron casos que no fueron reportados para determinar si 2012 fue simplemente un pico al azar o si es que se trata de alguna nueva tendencia.

La anencefalia es similar a cualquier otro defecto de la médula espinal, espina bífida, en donde el tubo neural no cierra correctamente en la base de la columna vertebral. La espina bífida resulta frecuentemente en parálisis, pero existen casos que puede ser tratado con cirugía durante la edad temprana de un niño.

Spitters dijo que los estudios más concluyentes muestran una relación directa entre los defectos del tubo neural y el consumo de la madre de ácido fólico.

Una dieta rica en ácido fólico, que se encuentra en los vegetales de hojas verdes, las legumbres como las habas y los guisantes, los cítricos y los cereales fortificados, es “algo que todas las mujeres pueden hacer”, subrayó.

“Sin duda, puede prevenir muchos de los defectos del tubo neural y pueden ser de protección, incluso si otros factores de riesgo están presentes”, explicó Spitters.

A todas las mujeres en edad fértil se les recomiendan tomar una vitamina que contenga ácido fólico, dijo el médico, agregando que además, tan pronto el embarazo es reconocido, es esencial realizar algunas pruebas para determinar la salud del feto.