Miles de familias en Estados Unidos, se preparan para celebrar el próximo 22 de noviembre, una de las festividades más importantes en el calendario de este país: la tradicional cena de Acción de Gracias.

En el Valle de Yakima, los Juárez quienes desde hace 24 años viven en Estados Unidos, también se preparan para festejar el feriado, aunque, con una diferencia, ellos tienen su propio estilo.

Para ésta familia mexicana que reside en Moxee, su mesa estará decorada con tamales, té de canela, pollo y por supuesto, un pavo relleno preparado a su típico estilo familiar. “En México nunca celebramos éste día, pero desde que nos vinimos para Estados Unidos decidimos integrarnos a la cultura’, dijo Macaria Juárez, quien es originaria de Veracruz, México. “Obviamente nosotros le ponemos un toque diferente preparando un delicioso pollo relleno. Ésta es una receta única, mejor dicho [elaborada] a nuestro estilo. Sólo lo hacemos para esta fecha”, añadió.

Un poco de historia

El padre Felipe Pulido, párroco de la Iglesia San José de Yakima, reconoce que el Día de Acción de Gracias, es una celebración netamente estadounidense, cuyos inicios se remontan al arribo de los primeros colonos a éstas tierras del continente, allá por el año 1620.

“La historia cuenta que los peregrinos llegaron en una embarcación llamada Mayflower, con poco más de cien tripulantes, procedentes de Inglaterra. Muchos de ellos eran puritanos, integrantes de una secta religiosa que fue muy perseguida en el Viejo Mundo, por lo que buscaban nuevos horizontes para practicar su religión en libertad”, reseñó Pulido indicando que los recién llegados no conocían sobre las inclemencias del tiempo así que durante el primer invierno, casi la mitad de la tripulación falleció por el frío.

“Con la primera cosecha, al año siguiente decidieron celebrar el acontecimiento con quienes los ayudaron a sobrevivir; los aborígenes”, subrayó el religioso.

Con el propósito de rememorar ese acontecimiento, desde 1941, el Día de Acción de Gracias se observa como feriado nacional, el cuarto jueves de noviembre.

Para muchos hispanos que viven en Estados Unidos, ésta fecha no tiene mucho significado, sin embargo, con el pasar del tiempo, se unen a ésta festividad que se caracteriza por compartir en familia un pavo relleno, puré de papas, diversas ensaladas, postres y frutas de estación. El Padre Pulido, asegura que ésta fecha es un día muy importante para sus feligreses ya que, pese no ser una tradición hispana, muchos la han abrazado como parte de su tradición y aprovechan para darle gracias a Dios por todas las bendiciones recibidas durante el año.

“El simbolismo de ésta fecha es lo que realmente importa como hispanos, porque es un día para agradecer por todo lo que hemos recibido. Para el mundo católico es lo mismo que la Eucaristía, que en griego se dice “Eucharistos”, que significa Acción de Gracias y en realidad es lo que ese día es, día de dar gracias”, dijo el sacerdote.

Si no tiene a donde ir

Por su parte, la Iglesia San José, ubicada en 212 N. 4th Street, en Yakima celebra cada año a las 10 de la mañana, una misa bilingüe donde los feligreses pueden traer alimentos para compartir y dar gracias por las bendiciones recibidas.

“Ésta es ya una tradición para la Iglesia San José, es increíble la acogida que este evento tiene entre ambas comunidades, todos comparten lo que tienen como hijos de Dios”, dijo Pulido.

Así mismo la Catedral San Pablo, ubicada en 15 S. 12th Ave, en Yakima ofrecerá una cena por el Día de Acción de Gracias a las tres de la tarde, para aquellas personas que por alguna razón, no tengan a donde ir o con quien compartir. La cena no tiene ningún costo.