Toppenish celebró el 25 aniversario del evento anual “Mural en Un Día”, una actividad colectiva que refleja la identidad, cultura y legado de esta ciudad del Valle Bajo a través del pintado de murales.

La labor artística fue la número 76 y se desarrolló el sábado, 7 de junio en Pioneer Park.

Este año fueron contratados 12 renombrados artistas —de distintas partes del país— para la culminación del mural que refleja una clásica imagen de principios del Siglo XX. Allí se ve a una mujer nativa de Estados Unidos cabalgando en un caballo por la ciudad, mientras un moderno vehículo de la época aparece estacionado en la puerta de una taberna.

Para Dave Meyers, un integrante de la Sociedad de Murales de Toppenish, la imagen refleja la identidad histórica de la ciudad.

“Se trata del encuentro del pasado con el futuro”, dijo Meyers quien fue dueño de la tienda 88-Cent Store, en Toppenish y quien desde hace cuatro años participa activamente el programa de murales. “Esta ciudad está dentro de la reservación (Yakama) y es una clásica imagen de lo que fue aquella época”, apuntó.

Meyers, quien está encargado de la contratación de los artistas, dijo que el mural será instalado en una pared de la desaparecida fábrica de azúcar U&I. Un negocio local que se declaró en bancarrota hace una década y que empleaba un centenar de trabajadores.

Uno de los artistas contratados para el pintado del mural fue Orlando Flores, un graduado de la Escuela Nacional de Bellas Artes de Honduras, quien labora como diseñador de interiores en San José, California. Flores, quien fue maestro de Artes Plásticas en su país natal, también elabora murales para restaurantes y negocios en California.

“La mayor parte de mi trabajo ha sido realizar murales para restaurantes como parte del decorado interior. Esta es la primera vez que trabajo en el pintado de un mural exterior”, dijo Flores, de 43 años, el único artista de origen hispano contratado para este evento.

“Es una experiencia magnífica, me siento muy honrado de participar como artista. Creo que esta ciudad quiere mejorar su imagen y lo está haciendo bien”, subrayó.

Betty Jean Billups, una artista de Spokane que está involucrada desde hace casi una década con la Sociedad de Murales de Toppenish, dijo temer que el evento desaparezca en el futuro debido a la falta de participación juvenil.

“Lo único triste de este evento es que no se ve gente joven involucrada, la mayoría de personas presentes tienen más de 40 años, y han estado involucrados en este evento por muchos años”. “Hace falta que los jóvenes se involucren más”, subrayó.

Billups quien ha pintado murales en Oaxaca, México, dijo que tal vez se debería hacer algo para promocionar más el arte en los jóvenes, como se hace en otros países.

“México tiene más desarrollo artístico de lo que otras personas creen. Este no es un problema sólo de Toppenish, es un problema del país, debemos exponer más el arte a los jóvenes.’

Por su parte, Meyers dijo que mientras se tenga el apoyo de la comunidad y de la ciudad de Toppenish, este evento seguirá activo.