Union Gap no está interesada en los negocios de marihuana, por ahora.

La posibilidad de que las empresas de marihuana puedan instalarse en Union Gap, había tenido un impulso inicial en febrero, pero los concejales de esa ciudad determinaron en la votación del 28 de abril, que eso no va a ser posible.

Los cinco votos en contra de las operaciones comerciales se impusieron sobre los únicos dos votos a favor, generando una polémica a favor y en contra sobre la medida que legalizó el consumo de marihuana recreativa en Washington a finales de 2012.

“¿Vamos a decir que ‘no’ y dejar que los cárteles (de la droga) continúen haciendo sus negocios?, ¿Vamos a dejar que continúen sembrado (marihuana de manera ilegal) en nuestros campos de lúpulo y en nuestros bosques?”, preguntó el concejal David Matson antes de dar inicio a la votación. “¿O vamos a tomar el control de esta sustancia y venderla de manera responsable?”

La ordenanza también presentaba la recomendación de la Comisión de Planificación de Union Gap .

El concejal Chad Lenz dijo que votó en contra porque era algo que se lo debía a los residentes de Union Gap. 52 por ciento de los votantes de esa ciudad votó en contra de la Iniciativa 502 en 2012, uno de los márgenes más estrechos en el condado.

“No soy tan ingenuo como para pensar que si voto en contra este tipo de empresas va a desaparecer”, dijo Lenz. “Pero demuestra que escuchamos a nuestros votantes”.

Los miembros del Consejo Dan Olson, Mark Carney, David Butler, James Murr y Lenz votaron en contra de permitir que las empresas de marihuana se instalen en Union Gap; los miembros del consejo Roger Wentz y Matson votaron a favor.

El consejo votó a favor de prohibir los negocios de marihuana sin tener una ordenanza frente a ellos. El abogado de la ciudad, Bob Noe, intervino después de la votación y dijo que el concejo tendría que extender la moratoria, mientras que la prohibición es redactada.

La moratoria para los negocios de marihuana en la ciudad expiró el lunes. La moratoria se prorrogó por dos meses, pero Noe dijo que tomaría sólo unas pocas semanas redactar la ordenanza que prohíba los negocios de marihuana.

Cerca de 40 personas asistieron a la reunión, cinco hablaron en favor de las empresas de marihuana y cuatro en contra. Entre ellos estaban algunos de los mismos defensores que pasaron semanas presionando al Concejo de la Ciudad de Yakima, que finalmente votó en contra de los negocios de marihuana en enero.

Colorado, el otro estado que ha legalizado la marihuana de manera recreativa, fue el tema popular, opositores y partidarios de marihuana citaban diferentes estadísticas para respaldar sus argumentos. Un lado dijo que el crimen en Colorado se había incrementado, mientras que su contraparte aseguró lo contrario.

Paul Weaver dijo que el proceso de colocar un producto de venta callejera en una tienda es muy complejo. Dijo que el sistema estatal haría más fácil que nunca identificar quienes son los que venden marihuana a los menores de edad.

“Es un proceso completo que se ha trazado desde el principio hasta el final”, dijo Weaver.

Más localidades de tipo conservador de todo el estado se han estado movilizando para prohibir los negocios de la marihuana desde que el Fiscal General de Washington dio a conocer su opinión personal sobre el tema a principios de año. Dijo que la ley deja abierta a las ciudades y a los condados permitir la operación de estas empresas. Pero su opinión no es vinculante, y muchos, entre ellos el Procurador General, Bob Ferguson, consideran que con el tiempo este problema se resolverá en la Corte Superior de Washington.