La última misión a la luna fue en 1972. Algunos leyeron el acontecimiento en el periódico y un día después, lo echaron al basurero.

Luego, fue llevado al vertedero de Terrace Heights y cubierto con por lo menos 6 pulgadas de tierra. Ese mismo procedimiento se ha repetido por 40 años, y el vertedero cada día recibe un promedio de 800 toneladas de basura que provienen de Yakima, Union Gap, Selah, Moxee, Naches y Tieton.

Pero todo tiene un fin, el vertedero dejará de operar en 2025. Entonces las ciudades verán un aumento de cientos de miles de dólares cuando el condado cobre más por trasladar la basura a otro vertedero. Ultimadamente, serán los residentes quienes verán el impacto.

La basura tendrá que ser trasladada de una estación de transferencia en la instalación de Terrace Heights a un vertedero de 120 acres en Cheyne Road, al norte de Zillah -un viaje de 80 millas en ida y vuelta-. Se proyecta los costos para las municipalidades incrementaran en 11 dólares por tonelada.

El cierre significará costos más altos para cada municipalidad del condado y no solo para aquellos servidos por Terrace Heights. Las autoridades indican que los costos será extremadamente caros a menos que se empiece a hacer algo al respecto.

“No podemos continuar haciendo esto, porque simplemente sabemos que lo van a cerrar”, dijo Loretta Zammarchi, gerente de reciclaje y residuos sólidos de la ciudad de Yakima.

El año pasado, el personal de la ciudad de Yakima transportó 28 mil toneladas de basura. Si ese número continúa para cuando el vertedero cierre en una década, los oficiales de la ciudad tendrán que buscar maneras de solventar entre 280 y 336 mil dólares para el nuevo costo proyectado.

La División de Residuos Sólidos de Yakima está compuesto de 20 empleados incluyendo a conductores y administradores. El departamento calcula gastar 5.8 millones de dólares este año, lo que significa 84,633 dólares más de los ingresos proyectados.

Actualmente los residentes pagan un buen precio por cada tonelada de basura. El condado cobra 32 dólares por tonelada, mientras que el cobro promedio en otras áreas del estado es 75 dólares por tonelada, dijo Wendy Mifflin, gerente de la División de Residuos Sólidos de Yakima.

Según explicó, las tasas son bajas porque el condado opera su propio transporte de basura.

Pero nada bueno dura para siempre. Las autoridades de la ciudad buscarán maneras de aumentar su ‘eficiencia’ en las operaciones de su departamento, lo cual incluirá el número de recolecciones de basura por cliente. Y, si eso no es suficiente, entonces se considerará un aumento en los servicios.

“Es muy pronto para decir que va a pasar”, dijo Zammarchi indicando que se está buscando la manera de evitar los drásticos aumentos para la población.

Indicó que una manera de ahorrar podría ser incrementando el tamaño de los basureros y recolectarla cada dos semanas, en vez de hacerlo cada semana. También podría proponerse programas de reciclaje.

Dos empresas privadas, Yakima Waste Systems y Basin Disposal, han ofrecido en áreas de recolección para reciclaje. Yakima Waste Systems cobra 8 dólares al mes por ir a cada casa por el reciclaje, lo cual, de acuerdo al Yakima Citizen Survey de 2013, es más alto de lo que la mayoría de residentes quiere pagar si la ciudad ofreciera dicho programa.

A inicios de mayo, la ciudad ofrecerá un servicio piloto de reciclaje por cuatro meses a 600 hogares gratuitamente. La información de ese servicio ayudará a la ciudad con el estudio de factibilidad para un programa para toda la ciudad.

El condado ha hecho lo que puede para detener lo inevitable. El vertedero de Terrace Heights dejará de operar en el 2025.