Se dice que la mejor manera de aprender es con la práctica, y este concepto no es diferente en la fe cristiana, por lo menos no, en la fe católica.

Rumbo a la celebración de la Natividad, la iglesia Católica en el Condado de Yakima realiza Las Posadas, una representación de los pasajes bíblicos acerca de la llegada de José y María a Belén, y el nacimiento de Jesús.

Con el crecimiento del número de feligreses católicos de origen hispano que arriban al valle o que heredan esta fe, Las Posadas han cobrado mayor importancia para aportar momentos de reflexión previos a la Navidad.

Por ello, varias iglesias católicas en todo el condado ultiman los preparativos para efectuar Las Posadas en sus parroquias. Al igual que en sus inicios, cuando los franciscanos en la época de la Conquista de América trajeron Las Posadas para evangelizar a los nativos, hoy, su objetivo, cumple la misma función.

Los feligreses se reúnen con los sacerdotes y misioneros para protagonizar el motivo del festejo de la Navidad y hacer el viaje simbólico de la familia de Jesús y su nacimiento en un establo de Belén.

En la Catedral de San Pablo, en Yakima, cada año se reúnen alrededor de 200 creyentes para participar de las posadas, dijo la misionera María de Lourdes Colín, Directora de la catequesis infantil de esta parroquia.

Comienzan con la lectura de “misterios”, rezos y después se dirigen a pedir posada. En su camino, que es realizado entre las instalaciones de la Iglesia y de la escuela, entonan villancicos y se contagian del espíritu navideño.

“La mayoría somos mexicanos o hijos de padres mexicanos, de diferentes lugares de origen y todos ponemos un granito de arena para hacer Las Posadas”, agregó la también misionera morelense, quien sirve en Yakima desde hace 3 años y que junto con el sacerdote Rogelio Gutiérrez y feligreses hispanos alistan Las Posadas, a realizarse del 16 al 23 de diciembre.

Además de las enseñanzas religiosas, Las Posadas son para convivir. Así que después de llegar al lugar destinado para el nacimiento de Jesús y concluir el viaje religioso, los feligreses disfrutan de una cena con platillos mexicanos, piñatas y aguinaldos para los pequeños, explicó la misionera.

Pastorela

Otra aportación en la fe católica, al menos en los feligreses de origen mexicano, son Las Pastorelas. Este año, jóvenes de la parroquia de San José, en Yakima, montan un guión de una pastorela mexicana para presentarla el domingo, 22 de diciembre en esa iglesia.

El sacerdote Eleazar Díaz coordina a los 10 participantes que protagonizan la temática de Las Pastorelas: el nacimiento de Jesús y las tentaciones.

“Es algo tradicional en la Iglesia, es un momento de preparación para la Natividad, pero también es para divertirse con algo cómico”, comentó el sacerdote Díaz.

La puesta en escena de La Pastorela está a cargo del grupo juvenil de la parroquia y se realiza luego de varios años que se realizó la última Pastorela en esta iglesia y que llegó a presentarse en The Seasons Performance Hall.