La lucha por lograr una reforma migratoria continúa. Por ello, el sábado, 5 de octubre habrá una manifestación en Yakima, la cual se une a una cadena de acciones similares a nivel nacional.

Se espera que simpatizantes, activistas, líderes comunitarios, organizaciones religiosas y agricultores pro inmigrantes se manifiesten en la ciudad de Yakima, para unirse a las marchas y protestas que se realizarán a nivel nacional, a fin de presionar a la Cámara de Representantes para que vote en favor de una reforma migratoria integral.

La manifestación comenzará al mediodía y se realizará entre las avenidas Naches y Yakima, frente a la Iglesia Saint Michael. El objetivo local y nacional es reunir a todos los interesados en apoyar la aprobación de una reforma migratoria este 2013 y el cese de las deportaciones, durante lo que se ha denominado el “Día Nacional por la Dignidad y el Respeto”.

“Esta es una de las últimas oportunidades que tenemos para que pase la reforma. Pidan permiso en su trabajo o falten para asistir”, expresó Ricardo Rodríguez, representante de OneAmerica en Yakima, organización que eligió el Valle de Yakima para representar la voz de los inmigrantes en este día.

Se proyecta, que antes del mediodía del sábado, arriben a la ciudad de Yakima caravanas provenientes desde Tri-Cities, Prosser, ciudades del Valle bajo de Yakima y algunos simpatizantes de otros condados del estado de Washington para unirse a esta protesta, programada en un principio frente a las oficinas del legislador republicano Doc Hastings, pero que por otra actividad a realizarse en el mismo lugar, se trasladó a la Avenida Naches, dijo Rodríguez.

La convocatoria a esta manifestación por parte de OneAmerica y más simpatizantes que se unieron a esta organización, se efectúa básicamente a través de los medios de comunicación.

“No deben esperar a que les llamen por teléfono o les den un volante. El 5 de octubre es algo nuevo pero la reforma migratoria depende de este día”, aseguró Rodríguez.

Y es que tras la renuncia de los legisladores republicanos al conocido Grupo de los Siete —que desde el 2009 y hasta hace unos días trabajaba en un proyecto bipartidista para integrar las iniciativas a una reforma migratoria— el sueño para legalizar a más de 11 millones de indocumentados en este país se presenta hoy con más obstáculos.

Ahora el desafío para la bancada demócrata en la cámara baja es convencer y lograr el voto de la mayoría republicana. Sin embargo, eso no significa que todo está perdido según algunos expertos en inmigración.

“Es importante tomar en cuenta que una reforma puede tomar muchas formas. Estas cosas fácilmente pueden cambiar. En el Senado pasó lo mismo. Al final hicieron su trabajo y votaron a favor de una reforma migratoria comprensiva”, dijo Stephen Robbins, abogado de Robbins & Harrison PLLC, en Yakima.

Al hablar sobre los esfuerzos ciudadanos como la protesta para este 5 de octubre opinó que

“como activistas la meta es que tiene que ser aprobada una reforma migratoria este año. Los esfuerzos se dirigen al Congreso”.

La recomendación, agregó, es que quienes dependen de una reforma migratoria participen políticamente porque el sistema legal en materia de inmigración es disfuncional y tarde o temprano una reforma migratoria tendrá que ser aprobada.

La participación a través de llamadas a representantes en el Congreso, a involucrarse en un partido político, a votar, a participar en actividades pro inmigrantes, son formas para apoyar una reforma migratoria, detalló Robbins, agregando que cada persona, sin importar estatus educativo o migratorio, puede llenar un espacio en la lucha a favor de una reforma migratoria.

Si desea más información sobre la marcha, comuníquese al teléfono 262-716-3431 o al 509-949-8411.