Granger es conocido por ser la sede estatal del Festival del Menudo, un evento que desde hace diez años, atrae a cocineros y gastrónomos de todas partes de Washington para degustar de una singular competencia culinaria.

“En este concurso no es raro ver cocineros profesionales o personas aficionadas a la comida mexicana”, dijo Lilia Villarreal, una integrante del comité organizador del Festival del Menudo.

“Cada año es diferente y cada quien tiene su forma única de preparar este tradicional plato”, agregó.

La competencia desarrollada el 1 de septiembre, en el parque Hisey, de Granger celebró este año su decimo aniversario y premió la mejor preparación del menudo, un tradicional platillo de la cocina mexicana.

Menudo, sabor e historia

Villarreal dijo que el menudo puede ser preparado de dos formas: “rojo o blanco”, y que además es un platillo que a nivel mundial ha sido reconocido por su sabor.

“Detrás de este delicioso platillo, existe un rico historial. El menudo fue creado durante la Revolución Mexicana”, explicó Villarreal indicando que, durante esos días, la comida era escasa y los cocineros militares diseñaron una sopa con ingredientes básicos que pudieran ser consumidos por las tropas.

“Fue así como nació este rico plato”, subrayó Villareal.

Además de la competencia, el evento fue amenizado por un disk-jockey y contó con un sinfín de actividades diseñadas para entretener a toda la familia. No faltó el show de autos, comidas, artesanías y un torneo de voleibol.

Jenny Flores, una residente de Grandview, que atendió al festival dijo que esta era una buena oportunidad para disfrutarlo en familia.

“Cada año venimos a este evento, nos gusta mucho el menudo y aquí los que compiten realmente se esfuerzan por hacer el mejor”, dijo Flores.

La competencia de este año sólo atrajo a siete participantes, a diferencia del año pasado que tuvo diez contrincantes. Sin embargo, lo que no cambió, fue la premiación de los tres mejores platillos.

“Cada año es diferente, hay años que tenemos más personas interesadas y hay años en que no tenemos muchos participantes”, dijo Villarreal. “Lo más importante es que el evento [distrae] a las familias… Eso es más importante que el número de competidores”, apuntó.

Todo queda en familia

El primer lugar se lo llevó Gracie Maltos, una educadora de Sunnyside, quien por segunda ocasión, se coronó campeona del festival, gracias a la preparación del menudo de receta familiar.

Maltos, ganadora del mejor menudo en la competencia de 2012, aseguró que preparar este platillo, es mucho más que simplemente cocinar, ya que se trata de una experiencia mística y una forma de volver a sus raíces.

“El menudo es herencia y cultura, envuelta en un platillo típico mexicano. Yo no le pongo nada especial a mi menudo, lo único que le pongo es amor”, aseguró Maltos quien por cuya receta ganadora se hizo acreedora de 300 dólares.

Stephen Maltos, esposo de Gracie, se llevó el segundo lugar de la competencia. Él indicó que no hay una forma correcta de preparar una sopa de menudo, por tal razón, él y su esposa, tienen diferentes técnicas de preparación.

Por lo general, él acompaña su menudo con granos de maíz y tortillas de maíz hechas a mano.

“En 2011, gané el tercer lugar, hoy obtuve el segundo. Sólo espero que el próximo año pueda ganar el primer lugar”, dijo Maltos. El se hizo acreedor de 200 dólares.

El tercer lugar se lo llevó Charlie Soliz, un residente de Toppenish, quien aseguró haber aprendido a preparar este platillo gracias a las enseñanzas de su madre. Ella le enseñó a ponerle un ajo y una cebolla entera al menudo, además de usar ingredientes frescos.

Para éste tejano, el festival es una buena forma de resaltar el arte culinario de México, pero además, una forma de crear enlaces entre los latinos y las demás comunidades.

“Cada vez que preparo menudo sigo todas las instrucciones de mi mamá, no me queda como el de ella, pero ahí le hago la lucha”, dijo el ganador del tercer lugar y 100 dólares en efectivo.

Este evento es organizado cada año por la Cámara de Comercio de Granger. Los concursantes deben pagar una tarifa de 35 dólares.