A pesar del evidente trabajo de remodelación que se realiza en la secundaria Eisenhower, Elaine Bereza, superintendente del Distrito Escolar de Yakima, confía en que la escuela estará lista para el primer día de clases a fines de agosto.

Durante un recorrido por la remodelada escuela a fines del mes de julio, Bereza dijo que la mayor parte de la construcción de Ike ya fue completada. Aunque detalló que todavía existen trabajos pendientes al interior del edificio. No obstante, aseguró que las clases no serán interrumpidas.

Algunos proyectos exteriores, como las nuevas canchas de tenis, no van a estar terminadas a tiempo.

“Nuestra meta es tener a los estudiantes dentro del edificio cuando inicie la escuela”, dijo Beraza. “¿Todo estará al cien por ciento? No, pero todo va estar funcionando”, dijo.

La remodelación de Eisenhower es parte de una financiación de 114 millones de dólares, aprobada por los votantes en 2009, que además, busca remodelar las escuelas Stanton Academy y la secundaria Davis.

El trabajo de rediseño de Eisenhower, cuyo costo asciende a 17 millones de dólares, inició en agosto de 2001 y tendrá capacidad para 2,400 estudiantes. Se esperaba que la escuela estuviera lista en junio, pero la obra se retrasó debido a constantes lluvias durante febrero de 2012. Beraza dijo que el costo final del proyecto podría ser más alto de lo previsto.

No es raro que un trabajo de tal magnitud experimente retrasos, dijo Beraza, señalando que una demora de dos meses es un tiempo mínimo.

Beraza dijo estar impresionada con el rediseño de la nueva secundaria. Alagó los trabajos de modernización en los laboratorios técnicos de ciencia, el gimnasio y el auditorio escolar en comparación con el viejo edificio construido en 1957.

“Todo está nuevo, brillante, pero lo más importante es que todo funcionará correctamente para la educación de nuestros jóvenes”, dijo Beraza.

Destacó que el nuevo centro de estudios fue “rediseñado de manera planeada” y no de forma “improvisada” como pasó con el viejo edificio escolar que pronto será demolido y que además, era el blanco favorito del jefe de bomberos por el riesgo de su capacidad.

Beraza dijo que la construcción en la secundaria Davis también va por buen camino. La renovación de 97 millones de dólares en esa escuela está por concluir la primera de cuatro fases, con un nuevo edificio de 42 aulas, la cual abrirá sus puertas en el otoño.

Las siguientes tres fases: un nuevo gimnasio, oficinas administrativas y área de bienes comunes, entre otras, estarán listas en el otoño de 2015.

Beraza considera la posibilidad de añadir otras construcciones a nivel de escuelas primarias.

El año pasado, se agregaron seis aulas de kínder, otras siete este año, pero considera que aún es muy poco.

“Es posible que tengamos que expandir alguna parte de la escuela primaria o construir un nuevo edificio porque nos vamos a quedar sin espacio”, dijo Beraza.

“Necesitamos más aulas para los niños. Este será el desafío de los próximos tres años, especialmente si la Legislatura considera reducir el tamaño de las clases”, subrayó.