Los productores de cerezas están aliviados con los días cálidos y soleados.

“Wow, hemos tenido, más de 13 días sin lluvia”, dijo BJ Thurlby, presidente de los Productores de Cerezas del Noroeste de Washington.

Horticultores en el Valle de Yakima y los alrededores han cosechado y enviado cerca de 300,000 cajas de cerezas al día en las últimas dos semanas, finalmente vuelven a la normalidad después del clima loco durante los meses de mayo y junio, donde se arruinó casi el 22 por ciento de la cosecha. La mayor pérdida desde 2010.

Los expertos predicen que la cosecha de 2013, será de 14,2 millones de cajas, frente a los 18,3 millones previstos al inició de mayo.

“Por fin se siente como que tenemos un clima ideal para la cereza”, dijo Thurlby.

La fruta se ha mantenido firme las últimas dos semanas, atrayendo a compradores extranjeros. Los Productores de Cerezas del Noroeste exportaron alrededor del 30 por ciento del fruto, el año pasado y alcanzaron 382 millones de dólares en ventas.

Sin embargo, el alivio puede ser de corta duración, debido al cambio climático, que pronostica el Servicio Meteorológico Nacional.

“Vamos a esperar lo mejor y ojala no sea demasiado malo”, dijo Thurlby.

Pero las dos últimas semanas han dado buenos resultados después del inicio difícil de la temporada de la cereza.

La lluvia y el viento al inicio de la primavera limitaron la polinización y por lo tanto dañó el tamaño de la cosecha. Las temperaturas inusualmente cálidas en la primera quincena de mayo apresuró la maduración, dejando que las cerezas sean más vulnerables a la lluvia durante la segunda quincena de mayo y gran parte de junio.

Lluvia tras lluvia empaparon las cerezas maduras, causando que muchos se rompieran. Algunos terminaron más suave de lo normal, provocando que muchos compradores extranjeros no se interesen en su compra o busquen reducir los precios.

Curiosamente, los productores del Valle de Yakima lidiaron con una gran cantidad de lluvia el año pasado, también, pero las lluvias eran menos constantes, lo que permitió que la fruta se secara rápido y se mantenga firme, dijo Thurlby.

Las temperaturas promedio de éste mes han sido aproximadamente 10 grados más en comparación con junio, de acuerdo a Washington State University’s Agriculture Weather Net.

Las lluvia ha sido insignificante en contraste con el mes pasado, cuando algunas zonas recibieron hasta 1 ½ pulgadas.

Los productores han terminado la mayoría de la cosecha de las cerezas Bing, la variedad más común en el valle, y han continuado con las cerezas Sweethearts y Skeenas.

Los precios de las cerezas del Valle de Yakima estuvieron entre 34 y 50 dólares la caja, dependiendo de la variedad, de acuerdo al Departamento de Agricultura de EE.UU. Market News Report.

“La demanda es buena”, escribió Jeff Main, el periodista de mercado. “El mercado está casi firme”.