La agencia de educación infantil sin fines de lucro con sede en Yakima, EPIC, ha renunciando a sus programas federales de Head Start debido a que una auditoría reveló una mala gestión financiera en 2011.

EPIC, cuyas siglas representan Empresa para el Progreso de la Comunidad, recibió préstamos de Head Start y las mal utilizó durante el año fiscal 2011, lo cual es como “robarle a Pedro para pagarle a Pablo”, dijo el presidente Gary Hudson, el 12 de abril, en una entrevista telefónica.

Los problemas fueron detectados durante una revisión del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos donde parecía que la agencia tenía más dinero de lo que realmente poseía, dijo Hudson.

Nadie embolsó los fondos federales. “El dinero no salió por la puerta”, aseguro él.

Sin embargo, la organización no podía terminar el año fiscal 2012 con fondos propios, lo que llevó al gobierno federal a para poner fin a las subvenciones.

Las subvenciones pérdidas ascienden a casi 12 millones de dólares, la mayor parte del presupuesto anual de unos 17 millones de dólares de la organización. El otro proveedor de Head Start en el condado de Yakima, es el Concilio Migrante de Washington, con sede en Sunnyside. Ellos tienen un presupuesto anual de 38 millones de dólares.

Las deficiencias ascienden a unos 300,000 dólares. Hudson dijo que se unió a la agencia en abril de 2011, para ayudar al organismo a recuperarse de los problemas.

Los 1,800 niños atendidos por los programas Head Start continuarán recibiendo servicios, pero serán manejados por el CDI, un contratista de Head Start con sede en Denver, Colorado.

Hudson dijo que espera que los 400 empleados mantengan sus puestos de trabajo con CDI.

EPIC continuará operando un programa de educación financiado por el estado que atiende a unos 350 niños.

En una carta al personal con fecha 8 de abril, la junta de EPIC dijo que votó a favor de ceder la administración de las becas Head Start debido a que el gobierno federal estaba a punto de terminar su acuerdo.

Hudson dijo que la agencia va a competir en la próxima ronda para recuperar las subvenciones, alegando que el gobierno federal criticó su gestión fiscal, pero no sus programas educativos.

EPIC inició en 1979, y tiene programas en Yakima y en los condados de Benton, Chelan, Douglas y Okanogan además.